Ciudades conectadas
con el Planeta

Conecta tu ciudad

La Hora del Planeta nació hace más de una década en Sidney (en 2007) como gesto simbólico para llamar la atención sobre el problema del cambio climático y hoy ya suma a millones de personas en todo el mundo.

El pasado año participaron miles de ciudades de 188 países del mundo que apagaron más de 12.000 monumentos y edificios icónicos.

Estamos viviendo una época que está encadenando los años más cálidos de la historia, con prolongadas olas de calor y sequías, fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes y desplazamientos de pueblos debido al cambio climático que, además, es ya una de las principales causas de pérdida de biodiversidad.

El Acuerdo de París establece 2020 como fecha límite para empezar a aplicar los compromisos de disminución de emisiones de CO2 en todo el mundo.

Los municipios tienen una gran responsabilidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y así frenar la pérdida de diversidad biológica. Disminuir el consumo energético, potenciar el autoconsumo, promover la movilidad sin emisiones, reverdecer las ciudades, restaurar ríos y bosques son medidas que muchos municipios ya están realizando. Y deben informar y sensibilizar a sus ciudadanos para que adopten una forma de vida más sana y responsable con el clima y con el resto de los seres vivos.

Tu ayuntamiento es la clave. 

0

Los municipios tienen una gran responsabilidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y así frenar la pérdida de diversidad biológica

Tu ayuntamiento es clave 

Apúntate

Cómo puedes participar

SÚMATE

Apuntar tu ayuntamiento es muy sencillo, tan solo deberás rellenar el formulario y la carta de adhesión.

APAGA

Este 30 de marzo, entre las 20.30 y las 21.30, apaga las luces de los monumentos que hayas indicado en la carta de adhesión.

DIFUNDE

Difunde el evento en medios y redes sociales. Será una gran carta de presentación del compromiso de tu localidad con el planeta.

DIFUNDE

La Hora del Planeta es un gesto importante, pero no suficiente. Existen pequeños gestos en el día a día de una ciudad que harán mucho por la biodiversidad.